Álvaro Saéz: "Los españoles vuelven a no confiar en la Economía"

Según el último Índice de Confianza del Consumidor (ICC) del mes de diciembre — http://datos.cis.es/pdf/Es3270mar_A.pdf — elaborado por el CIS (2019) los españoles han perdido un 13,2% de su confianza general en precios, ahorro, consumo y tipos de interés. En enero de 2019 el índice se situaba en un 90,9% y ha llegado a un 77,7% en diciembre.

La memoria recoge la confianza del consumidor que es un indicador económico que mide el grado de optimismo que los propios consumidores sienten sobre el estado general de la economía y sobre su situación financiera personal.
El ICC permite aproximarse a las intenciones de gasto de los consumidores preguntándoles por su percepción actual y sus expectativas de futuro para la economía del país, su economía familiar y el empleo. Se basa en una encuesta mensual realizada telefónicamente a una muestra de 2.200 individuos mayores de 16 años representativos del conjunto de la sociedad española.

El objetivo final de este índice, dentro de la batería de índices económicos elaborados por instituciones españolas, es el de ser una herramienta útil para interpretar y predecir la evolución del consumo privado en España.

Álvaro Sáez, abogado fiscalista, afirma:

"El ICC es negativo y por tanto pesimista. Solo hay que ver como los datos han crecido exponencialmente en apenas un año. Hoy por hoy casi la mitad de la población, en concreto un 46,4% asegura que en el 2020 la economía irá a peor, eso significa menos inversión y menos emprendimiento lo que sin duda se traducirá en menos ingresos futuros y más impuestos a pagar".

En la parte global del estudio, además de la evolución de la Confianza de los Consumidores desde el año 2005, se concretan algunos datos relacionados con el estancamiento de sueldos con un 12% que ven peor hoy su situación que hace un año en ese caso concreto o el 29,8% que cree que el alza de los precios es un hecho.

En España el 52,9% considera que hoy su situación es peor que hace 6 meses y un 46,9% que encontrar trabajo también es más difícil que 6 meses atrás.

Es cierto que comparativamente con los resultados de años como el 2008 o el 2012 con unos datos de confianza del ICC de un 47% y 38% respectivamente, hay una enorme distancia de entre 30 y 40 puntos porcentuales.

Toda esta situación se agravado en los últimos días tras la declaración del Estado de Alarma para frenar la epidemia por coronavirus en España.

Álvaro Sáez, Abogado de Impuestos, dice:

"Cuanta menos confianza, menos inversión y menos empleo. Y el empleo es lo que más impuestos recauda. Es normal tener miedo a no llegar a fin de mes y a los cambios en política económica cuando estos suponen más Impuestos. Pasar de tener a perder no es fácil".

En el libro No pagar Impuestos para ayudar a los demáshttps://www.amazon.es/dp/8417740961/ref=cm_sw_em_r_mt_dp_U_CmvWDb6E51Y3N—, Álvaro Sáez habla del miedo a los Impuestos y de cómo es posible simplificar esos temores:

"Todo es una cuestión de plantearse la situación económica de una manera un tanto distinta. Existen estrategias y fórmulas al alcance de todos para poder hacerlo.
No pagar Impuestos, o pagar menos es sencillo siempre y cuando estés dispuesto a cambiar y crecer, es decir, a invertir. Dejando a un lado el miedo.

Sin trucos raros que te lleven a la bancarrota, sin engaños que te hagan temer los resultados.
Es hora de dejar de ser parte de ese 46,5 % que llega justo a fin de mes o de ese cuarto —25%— que cree que hoy su situación económica es peor que la de hace un año".

El indicador de confianza del consumidor registró en 2019 su nivel más bajo desde 2015. Revela también un empeoramiento de las perspectivas de consumo, que cae 2,4 puntos, y ahorro que cae 2 puntos, así como una bajada de 5,8 puntos en los temores de inflación y de 3,8 puntos en la expectativa de subida de los tipos de interés.

Álvaro Sáez, abogado fiscal, insiste:

"La Confianza del Consumidor, del Inversor y los Impuestos son tres factores que van de la mano. Si el consumidor y el inversor no confían es, en su base, porque temen que las subidas y los Impuestos acaben con la estabilidad y el crecimiento de su propia economía. La consecuencia, dejan de consumir y de invertir y la economía en definitiva termina yéndose al traste lo que hace caer la recaudación de Impuestos. Una fiscalidad inteligente puede ser el revulsivo que necesitamos para salir de la crisis económica derivada del coronavirus".

Es posible ampliar el contenido de esta noticia en su blog: https://saez.law/blog/


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae