Sempi Gold España niega una vez más las acusaciones de fraude

Según el comunicado de la empresa: "Dichas afirmaciones incurren en graves errores de concepto, que la entidad comercializadora de metales preciosos desea desmontar, en aras de la verdad y del buen nombre de nuestra empresa.

Sempi Gold España comercializa oro de inversión, pero no es una empresa de inversión financiera, ni está sujeta a la supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Este organismo no tiene potestad para supervisar la comercialización de metales preciosos, al ser, según resolución vinculante de 14/02/2020 del Banco de España, un sector que se encuentra liberalizado.

Por tanto, Sempi Gold España no puede catalogarse como empresa de inversión colectiva, razón por la que no debe solicitar autorización para prestar sus servicios, ni inscribirse en el Registro de entidades de inversión colectiva, ni ser supervisada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

SEMPI Gold España no acepta y desaprueba su catalogación como chiringuito financiero por parte de la CNMV, ya que no está inscrita como empresa de inversión. Poniendo un ejemplo más claro, nuestra compañía tampoco estaría inscrita en el Registro de operadores de Gasoil, dado que no presta ese servicio. Estamos trabajando con la CNMV para la subsanación de dicha inclusión y esperamos tener una respuesta en breve.

Es necesario aclarar que Sempi Gold España no garantiza la recompra del oro propiedad del cliente, ni el precio de venta en caso de que éste decida venderlo a través de nuestra empresa. Cuando lo solicite el cliente, previo mandato de venta, ponemos el oro en el mercado al precio que el propietario quiera, por lo que hemos de esperar a un comprador dispuesto a pagar ese precio o, en su defecto, enviarlo a la refinería.

Desgraciadamente, también hemos sufrido las consecuencias de esta pandemia, que ha afectado especialmente al sector logístico. Los metales preciosos, a diferencia de los activos financieros, son activos físicos adquiridos a refinerías certificadas por la London Bullion Market Association. Estos metales viajan desde dichas refinerías hasta nuestras instalaciones y, si el cliente decide venderlos, regresan desde las cajas de seguridad que tenemos contratadas a las refinerías, pasando por nuestras instalaciones para supervisar la idoneidad e integridad de dichos activos.

Transcurrido este proceso, dentro de los márgenes temporales de las refinerías, se procede a la venta del oro, que es cuando el cliente recibe el importe de dicha transmisión. La situación actual ha incrementado los plazos de gestión, provocando ciertos retrasos en las entregas finales, que no constituyen ningún incumplimiento de los compromisos de Sempi Gold España con sus clientes.

Sempi Gold España no ha sido condenada por sentencia firme por un delito de estafa, por lo que entendemos excesiva la afirmación “presunta estafa” realizada por los medios. En cambio, ha obtenido resoluciones favorables archivando procedimientos emprendidos contra la misma, al entender los Juzgados que su actividad es legítima y no incurre en ningún delito".

Según manifiesta la alta dirección de la empresa:

Estas labores de desestabilización que buscan el perjuicio de Sempi Gold España no deben apartarla de nuestra labor diaria, defendiendo los intereses de nuestros clientes y de la empresa allá donde sea”.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae