“Si se detecta fraude en el procedimiento extraordinario de regularización, hay graves consecuencias fiscales”, según Economía

Madrid, 7 de noviembre de 2012 - Manuel de Miguel, Subdirector General de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas del Ministerio de Hacienda, ha manifestado que “si se detecta fraude en el procedimiento extraordinario de regularización hay previstas graves consecuencias fiscales” en la jornada “Estrategias de protección del patrimonio empresarial y familiar”, celebrada en Madrid y organizada por La Cámara de Comercio e Industria España- Israel, en colaboración con el despacho de abogados Gómez-Acebo & Pombo y el Centro Sefarad Israel. El evento, dirigido por Gil Gidrón, presidente de la Cámara de Comercio España-Israel, ha contado con la intervención de Manuel de Miguel, Subdirector General de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas del Ministerio de Hacienda, así como con expertos en fiscalidad, tributos y patrimonio de Gómez-Acebo & Pombo y de Banque Privée Edmond de Rothschild.

Manuel de Miguel, Subdirector General de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas del Ministerio de Hacienda, centró su intervención en el procedimiento extraordinario de regularización, precipitado por dos amenazas: “la mejora en el intercambio de información con otras jurisdicciones y la Ley 7/2012, que cambia las reglas del juego, dando al contribuyente la oportunidad de informar sobre bienes y derechos que tiene en el extranjero”. De Miguel afirmó que ante este nuevo panorama fiscal no puede acreditarse prescripción, y éste es el gran cambio, ya que “si se detecta fraude hay previstas graves consecuencias fiscales”. El Subdirector General de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas expuso con detalle el procedimiento extraordinario, especificando quién puede presentarlo, qué bienes o derechos son objeto de declaración y cuál es el importe a declarar.

Por su parte, Javier Seijo, socio de Gómez-Acebo & Pombo y Coordinador del área de Derecho Fiscal, presentó el nuevo panorama de la fiscalidad con la entrada en vigor de la Ley 7/2012 de prevención y lucha contra el fraude, que pretende intensificar la persecución y sanción ante el fraude fiscal y la economía sumergida, y que instaura, entre otras cosas, la obligación de informar de los bienes y derechos en el extranjero. Si se incumple esta obligación, la amenaza es según Javier Seijo, “lo que ya algunos llaman el amanecer nuclear: el contribuyente que no haya declarado unos bienes deberá tributarlos al tipo marginal del IRPF, 52% en la mayoría de comunidades, más los intereses de demora y la sanción correspondiente, que puede ascender al 150% de la cuota a pagar”. El próximo 30 de noviembre finaliza el plazo. De ahí la importancia de una adecuada planificación patrimonial, que según Javier Seijo ha de cumplir tres requisitos: “separación entre patrimonio empresarial y familiar, gestión adecuada de la tesorería y eliminación de riesgos”.

En el segundo bloque, Julia Téllez, Responsable del Área de Empresa Familiar y miembro del Consejo Asesor de Gómez Acebo & Pombo, se centro en “Cómo definir la estrategia patrimonial y familiar en familias empresarias”. En este punto, Téllez hizo hincapié en la importancia de “evitar la confusión del patrimonio empresarial y familiar” con la consiguiente contaminación de riesgos, para lo que hay que “estructurar eficientemente el patrimonio, diferenciar propiedad, gobierno y gestión, separar las actividades de los riesgos y preparar una sucesión ordenada”.

En el tercer bloque, dedicado a “La estructuración del patrimonio familiar frente a los nuevos retos fiscales”, Pablo Torralba, Director Head of Madrid Office de Banque Privée Edmond de Rothschild Europe, comenzó afirmando que “las preocupaciones de las familias clientes de banca privada han evolucionado y ahora se centran en el balance, la solvencia y la política de riesgos de la entidades”. De hecho, la principal preocupación puede ser “la ruptura del euro o la salida de España de la moneda única”. Ante el nuevo panorama de incertidumbre, “las entidades financieras que mejor respuesta den a sus clientes irán un paso por delante”. Teniendo en cuenta, además, que nos hallamos “en un entorno fiscal muy hostil desde el punto de vista del ahorro”. Torralba trató la multijurisdicción, o posibilidad de tener la custodia de activos en distintas plazas, y, de cara a la óptima gestión del patrimonio, abogó por la necesidad de un análisis en profundidad junto con los asesores financieros, figura clave en este nuevo contexto.

Carlos Cervera, Director Adjunto de Banque Privée Edmond de Rothschild Europe, centró su intervención en la importancia de la entidad depositaria del patrimonio familiar. Actualmente “el foco de preocupación principal es el asesoramiento independiente, la ausencia de conflicto de intereses, la solidez y la solvencia”. Lo que se buscan son “soluciones para separar el patrimonio familiar y el empresarial, que tal vez pueda estar en la deslocalización”. Cervera cerró la jornada afirmando que otra gran preocupación es la complejidad fiscal a la que tienen que hacer frente las familias, por lo que “demandan soluciones para estructurar y gestionar su patrimonio”.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae